Detalles sobre la limpieza de alfombras

limpieza-de-alfombras

Realizar una limpieza de alfombras periódica y correcta puede ser la clave para mantenerla en buen estado por más tiempo. Además, de la estética, que será mucho más bella cuanto mejor conservada y limpia esté, una alfombra sucia puede convertirse en una pesadilla para la salud de la familia, por la cantidad de ácaros y suciedad de todo tipo que puede albergar.

Tanto por estética como por salud es muy importante mantenerla limpia. Para ello, existen dos opciones principales:

  • Contratar un servicio profesional de limpieza de alfombras. Este tipo de servicios no son demasiado caros, pero representan un presupuesto a considerar.
  • Por otro lado, si lo puedes hacer tú mismo, no lo dudes, no se trata de una tarea complicada y no te llevará mucho tiempo. El proceso es el siguiente: cepilla toda la superficie con un cepillo de cerdas duras para levantar el polvo y las pelusas; pasa la aspiradora; luego aplica el producto de limpieza (este puede ser seco o húmedo y cada tipo de producto tiene sus especificaciones de aplicación, síguelas al pie de la letra). En general se deben dejar actuar unos minutos y volver a cepillar o aspirar, según cuál sea la índole del producto. En el caso del lavado de alfombras, luego de retirar la espuma con un trapo limpio, deberás dejar secar completamente antes de pisar y procurando ventilar bien el ambiente para evitar el olor a humedad.

Si procuras realizar, además de la aspiración semanal, un mantenimiento de este tipo cada algunos meses, podrás tener tu alfombra siempre nueva por mucho más tiempo y libre de suciedad.